Doris Tatiana Tovar

Mi experiencia en Trinidad y Tobago

Nunca había pensado en Trinidad y Tobago como destino, conocía la Isla pero no llegue a imaginarme que podría estudiar inglés allá, las mismas opciones para estudiar la lengua se encontraban en cabeza de países más lejanos y costosos, para los cuales necesitaba la dichosa VISA, Estados unidos, Canadá, Inglaterra, Polonia etc. Sin embargo cuando alguien menciono Trinidad y Tobago sin duda parecía la mejor opción, los paquetes que ofrece PLI son simplemente geniales, se acomodan a los gustos y necesidades de los consumidores, 4 semanas, paseos turísticos incluidos, acomodación y alimentación, 5 semanas con acomodamción, 2 meses y hasta 6 meses, así, conforme a mi necesidad decidí optar por la primera opción. Todo estaba listo para el viaje, ya me encontraba en el aeropuerto El Dorado desde muy temprano y pronto conocí a mis compañeros de viaje y de paquete, la primera parada fue en Panamá, adquirimos un tiquete que nos permitía estar libres aproximadamente unas 4 horas y aprovechamos para salir un rato por la ciudad; recuerdo que una de las cosas más divertidas fue pasear en un trencito que se movía por los corredores de un centro comercial (Albrook Mall). El tiempo en Panamá pronto se nos agotó y tuvimos que regresar para despegar rumbo a Trinidad, ese viaje fue mucho más largo y agotador, llegamos al aeropuerto casi a las 12 de la noche y salimos a las 2:30 am del otro día, debido a que tuvimos ciertos problemas con inmigración, pero al darse cuenta de que todos nuestros papeles estaban en orden junto con todo lo demás nos dejaron pasar sin más problemas.

En la salida nos encontramos con Vanesa encargada de recogernos y llevarnos a nuestra nueva casa, al llegar nos entregaron rápidamente nuestras habitaciones y nos explicaron algunas cosas básicas de nuestra estadía.  Al otro día conocimos las instalaciones de PLI, muy diferentes a cómo llegamos a imaginarlas, no eran muy grandes, no tenían vista al mar, es más este quedaba lejísimo,  además exigían buena presentación en las clases, a pesar de todo eso, el lugar poseía un ambiente acogedor. Todos presentamos nuestro examen para determinar nuestro nivel de inglés, todos estábamos tensos y nerviosos pero al final todo terminó bien; regresamos a nuestra casa y a la mañana siguiente conocimos nuestros resultados, mi nivel fue pre-intermedio junto con otros dos compañeros.

Iniciamos clases, conocí a Tiffany y Maurice nuestros profesores encargados en Trinidad. Mi clase era pequeña en principio, pero luego creció hasta ser quizás demasiado grande, sin embargo no puedo quejarme, mis nuevos compañeros fueron estupendos, dos provenían de Venezuela, dos de Bogotá, mis compañeros de casa de Florencia y yo de Girardot. Las clases fueron divertidas, no sientes ningún tipo de presión o intimidación por parte de tus profesores, se respiraba un ambiente libre aunque debías hablar todo el tiempo en inglés, todos participábamos y tratamos de ayudarnos mutuamente, en las mañanas estudiábamos con la pegajosa risa de Tiffa y sus interesantes historias, en las tardes con el gracioso y a la vez exigente Maurice, una que otra vez sufrimos con la pronunciación,  pero al darme cuenta que en las calles si no pronunciabas bien nadie te entendía, me lo tome mucho más enserio.

Puerto España o Port Spain, la ciudad que nos acogió por un largo mes. Todo fue tan diferente de cómo nos imaginamos, nos es una isla donde todo el mundo sale a bailar y a tocar el stealpan por las calles y sonríen todo el tiempo o algo similar, bailan y tocan el Stealpan en determinados sitios y no suelen sonreír mucho. Son una cultura muy seria y organizada, los carros los manejan por la derecha, el papel sanitario se tira en la poceta, el anillo de matrimonio se utiliza al lado izquierdo, no existen los taxis comunes, un maxi-taxi es más un bus que un taxi, todo el mundo utiliza carro y solo unos cuantos utilizan motos de alta gama. Es una isla a solo tres horas de Colombia pero ¡todo es tan diferente!

Disfrutamos de casi todos los paseos, conocimos Maracas beach y comimos platos exóticos como “bake and Shark” o en mi caso “bake and chicken” disfrutamos de centros comerciales como “movie town“circular mall” “west mall” “trincity mall” etc. Caminamos por Sabana un enorme y bello parque natural, fuimos al zoológico, visitamos parte de la cultura Hindú, algunos templos y luego un museo, bailamos en Paprika una popular discoteca de la ciudad, vimos también ¡a tortugas gigantes salir del mar y poner sus huevos en la arena!, lo que fue único en todo sentido, por ultimo montamos en Ferry hasta Tobago y nos bañamos en sus hermosas playas.

Sin lugar a duda este viaje fue una experiencia encantadora y no me arrepiento de nada, ni siquiera de las cosas malas, mejore mucho mi inglés, aprendí muchas otras cosas, conocí a grandes personas, cada día nos conocíamos más y más y al final nos convertimos en una gran familia, puedo decir ahora que tengo amigos de todas partes del mundo y de Colombia. Aún me falta mucho por contar, pero si quieren saber más sobre eso es mejor que se alisten para el viaje y lo descubran por sí mismos.

Tatiana Tovar – Estudiante de Derecho Universidad de Ibagué

About the Author

By Columbus / Administrator, bbp_keymaster

Follow columbus
on Ago 09, 2014

Ofertas Exclusivas en tu email!

Subscribe to your newsletter for latest offers and discounts. We will not spam you.

Financiación

Credito sufi icetex

Redes sociales

Contacto